lunes, 12 de mayo de 2014

UN APUNTE SOBRE BELTANE Y LA NOCHE DE VALPURGIS.






Recientemente ha sido el 1 de mayo, fecha celebrada en muchas partes con fiestas dedicadas a la primavera, la fertilidad y al renacimiento. Yo quiero traer mis conocimientos sobre los dos antiguos ritos que se celebraban en esas fechas, Beltane y Valpurgis.

BELTANE: 
Fiesta celta de la primavera que festejaba la llegada del calor, el fin del invierno. Era un ritual de fertilidad en el que se fecundaba la tierra y a las mujeres para que dieran sus frutos. Se encendían hogueras en honor de Belenos y se hacía pasar entre ellas a los animales para que el dios los hiciera fértiles y los defendiera de la plaga. También, en Irlanda y Gales y algunas zonas de Inglaterra y Escocia, el rey o señor guerrero de la zona y la sacerdotisa de la diosa Danna yacían en el campo al aire libre, para que la tierra fuera fecunda y las cosechas prósperas. De hecho, era una noche en la que todo el mundo mantenía relaciones sexuales para propiciar la prosperidad. En muchas zonas, la sacerdotisa de la diosa Danna era sustituida por la representación de la tierra virgen lista para ser fecundada y era una doncella elegida entre las jóvenes y coronada de flores la que pasaba a ser la doncella de la primavera y la que yacía con el jefe de la zona. 

VALPURGIS: en las mismas fechas más o menos (pensad que en esas latitudes la primavera climatológica bien poco tiene que ver con la del calendario) los pueblos germanos y escandinavos, que tenían un fondo mitológico común, celebraban su propia fiesta de la fertilidad en honor de Freyja o Valfreyja, diosa de la fertilidad, la lujuria, la magia, señora de las valquirias, diosa de la guerra, la que se llevaba la mitad de los guerreros muertos en combate. Sus ritos también consistían en celebraciones sexuales y en hogueras, pues ella era llamada la brillante y cuenta la mitología que tres veces intentaron quemarla los ases y no lo consiguieron.

Con la llegada del cristianismo se demonizó la diosa y pasó a ser la reina de las brujas, la que reúne a sus acólitas en torno a ella. Las damas de Freyja pasan de valquirias a brujas y de montar en caballos a montar en escobas, de llevarse a los guerreros muertos al Valhalla a llevarse a los niños al infierno. Así mismo, los gatos de Freyja pasan de tirar de su carro a ser compañeros de brujas. Y la noche de Valpurgis pasa de ser fiesta de fertilidad, de fuego y de renacer a ser aquelarre de brujas por obra y gracia de la iglesia católica.

Debemos tener en cuenta que la religión germano-escandinava era una amenaza real para la católica, mientras que la celta hacía tiempo que había desaparecido bajo la bota romana salvo en ciertos reductos de lo que hoy es el Reino Unido, donde se mantenía más como cultura y mitos que como religión en sí.


Los ritos de primavera son muy parecidos en todas las religiones y mitologías antiguas, ya que hablamos de pueblos eminentemente agrícolas que lo que pretendían, con el renacer de la vida tras el invierno, era tener buenas cosechas, buenos ganados y muchos hijos que trabajaran los campos con sus padres para tener buenas cosechas y no pasar hambre. Por eso son tan similares las festividades de Beltane y Valpurgis, pero son dos festividades diferentes en honor de dioses diferentes, y propias de religiones diferentes, aunque se realicen con el mismo motivo. No es la misma celebración, aunque lo parezca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada