domingo, 27 de febrero de 2011

(PER)VERSIONES: CUENTOS POPULARES

(PER)VERSIONES: CUENTOS POPULARES

Hace algún tiempo oí hablar de este libro y me llamó mucho la atención. Al principio el hecho de leer una antología de relatos me despertaba cierta suspicacia, pues no es género que me entusiasme. Pero la idea de que autores actuales cogieran los argumentos de los cuentos infantiles, y escribieran de nuevo sobre ellos, pervirtiéndolos, despertó mi curiosidad. Con cierto recelo empecé a leerlos y la verdad, me sorprendió. Primero porque, al no estar acostumbrada a leer relatos cortos, me supieron a muy poco. Sobre todo aquellos que me gustaron. Y en segundo lugar, al no conocer de nada el foro de donde había salido, ni la forma en que se había gestado, no entendía como se podían unificar estilos y calidades tan sumamente dispares. Por ello, cuando hice el primer comentario de esta obra para la web Espada y Brujería, fui concisa y comenté solo los dos relatos que mas me habían gustado.

Meses después, cuando mi experiencia en las redes literarias del fantástico español ha avanzado y he ido conociendo un poco más de este curioso mundo, me apeteció volver a comentarlo, ahora en mi propio blog. Sé que pronto saldrá a la luz el tercero de los volúmenes de esta colección, y también se que el cuarto se está gestando en las profundidades del foro que dio forma a los anteriores.  Pienso seguirles la pista y ver, como espectadora curiosa, como se desarrolla la trama.

He de decir del segundo volumen, dedicado a la historia, que me defraudó un poco. Pienso que jugaron en su contra dos aspectos importantes: uno que la historia es un tema más arduo y menos cómplice que el de los cuentos para dejarse pervertir. Y otro, que el primero había puesto el listón bastante alto en cuanto a la calidad. Aun así encontré varios relatos que me gustaron bastante. Pero este segundo volumen lo dejo para otra entrada, donde lo comentaré con mas detalle.

Sobre este primer volumen, como ya he dicho, utilizar la palabra “Perversiones” con el paréntesis adecuadamente colocado, jugando con la idea de versionar cuentos clásicos desde un puntito perverso, me pareció genial. Me pareció que era la mejor manera de volver a leer los cuentos clásicos de la infancia que, en cuanto crecemos un poco, sabemos, como bien dice Jose Antonio Cotrina en su prólogo, que nos han contado desvirtuados, estafándonos la realidad de sus historias.


Por supuesto, la elección de los cuentos a versionar ha sido acertada, muy acertada, pues aunque sin estar todos los que son, si que son todos los que están, y los veintiséis relatos nos cuentan la verdadera historia (según su autor, claro) de todos esos mitos que han poblado nuestra infancia a fuerza de ser oídos, leídos y vistos en la pequeña y en la gran pantalla una y otra vez. Y seguro que hasta en alguna ocasión hemos representado en el cole, con motivo de la fiesta de fin de curso, demostrando nuestras grandes dotes para hacernos un lío con dos simples frases o para tropezar y caer en el momento más inoportuno.

Como en toda antología de relatos, los hay malos, regulares, buenos y muy buenos, y  esta no iba a salirse de la tónica general. Pero he de decir que las dos últimas categorías superan ampliamente a las primeras, por lo menos en lo que a mi opinión se refiere.

Aunque la mayoría de ellas son muy poco infantiles y no son las que las abuelas contarían a sus nietos, entre la veintena larga de versiones hay algunas que me han llamado poderosamente la atención. No ya por su maestría al contarnos la historia, que es mucha,  sino porque, además, me han revuelto el alma. Es el caso  de “El placer de comer” o “Desvistándose”, que nos enfrentan a situaciones duras y tiernas a la vez, y se graban en nuestra memoria con mas fuerza que las historias ya conocidas. Estos relatos son para mí el contrapunto de la antología. Otra mención especial merece en mi opinión “Creciendo en Nunca Jamás” metáfora de tantas cosas que quedan por decir….y que quedan claramente grabado en nuestro corazón. (Siempre me gustó Garfio)

En el primero que he citado, "El placer de comer", Ignacio Cid, con una prosa cuidada, pulida y muy rica, no nos traslada al mundo actual, sino que nos desgrana el cuento en su ambiente original de una forma magistral, creando un clima de angustia para, en el último momento, lanzarnos esa astilla dura y cruel que se nos clava en el corazón para no irse ya.

En el segundo, "Desvistiándose", Virginia Pérez de la Puente nos lanza, desde esta sociedad dura y amarga, a una escalera de sensaciones y sentimientos, consiguiendo con asombroso virtuosismo y agilidad, que nos sintamos en la piel de cada uno de sus personajes, increíblemente vívidos y reales, dando la versión del cuento que todos quisiéramos haber leído  en nuestra infancia (y más todavía en nuestra adolescencia), dejándonos con una sonrisa cómplice en el corazón al leer la última frase.

En el tercero, “Creciendo en Nunca Jamás”, Moises Cabello nos plantea una metáfora de la maduración del alma, de la pérdida de la inocencia, que  me ha tocado en profundidad. No es un simple relato. Ninguno de los tres lo es. Pero si unimos lo que nos cuentan a la forma en que nos lo han contado, nos encontramos con tres pequeñas perlas, tres aljófares en un collar de preciosas cuentas.

Aparte de estos tres, que se han fijado en mi mente y en mi corazón con mucha fuerza, ha habido otros, escritos con indudable maestría y grandes dosis de ironía que me han dejado muy buen sabor de boca y me han dibujado una gran sonrisa en el rostro.

Es el caso de “Huan sin miedo” de Alex V. Vegas, que me sorprendió mucho en el último párrafo y no pude evitar soltar la carcajada cuando lo estaba leyendo.

 También me gustó mucho “Blanche al desnudo” de Ana Morán con esas reminiscencias a la genial película de Mankiewicz protagonizada por Bette Davis, y ese final del relato que nos deja con la historia en suspenso.

El resto no los voy a comentar, pues no quiero convertir la entrada en un resumen de los cuentos. Todos tienen un punto perverso que nos guiña un ojo travieso desde sus páginas, y aunque los hay que me gustan más y otros que lo hacen menos, todos están escritos con mucha corrección y elegancia. Me alegro de que el grupo continúe con la idea y como ya he dicho antes, seguiré muy pendiente de sus trabajos.

Ficha Técnica:
Título: (PER) VERSIONES: CUENTOS POPULARES
Colección: NARRATIVAS. SEDICE.COM
Páginas: 233
ISBN: 84-614-2220-3
Género: Antología de relatos

AUTORES:

5 comentarios:

  1. Me quedan algunos aún por leer, pero sin duda se trata de un extraordinario trabajo.

    ResponderEliminar
  2. Sin duda alguna, Velkar. La pena es que son muchos para comentarlos todos como se merecen, pero el hecho de que no los haya desglosado no quiere decir que no me hayan gustado. Léelos porque disfrutarás.

    ResponderEliminar
  3. Me alegro de que te haya llegado mi relato. Siempre me gustó la lectura de Peter Pan sobre la madurez, y la idea de contarla desde el punto de vista de Garfio era terriblemente atractiva (también es mi debilidad). En la película de la que has puesto el fotograma, por ejemplo, el actor que interpreta a Garfio es el mismo que el que hace de padre de Wendy. Es un personaje muy simbólico a la hora de tratar la madurez.

    ResponderEliminar
  4. Por eso puse ese fotograma, Moises. Esa visión de Garfio como viejo Peter, y de Peter como joven Garfio, me hizo recordar mi adolescencia, ahora que tengo dos hijos de 14 años. Me he identificado totalmente como Garfio, recordando sus épocas de Peter Pan, y cuando hablo con mis hijos me siento feliz porque todavía me siento capaz de entenderles. Todavía me siento un poco Peter Pan dentro de la fachada de Garfio.

    Me ha parecido mucho mas que un simple relato y me alucina como sois capaces de condensar tantas ideas en tan pocas palabras. Siempre sois capaces de dejarme maravillada al ver como manejáis el lenguaje. Gracias por este pequeño regalo, por este don, dado con la palabra, que es cada uno de los relatos de esta antología

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar