domingo, 5 de junio de 2011

Los leones de al-Rassan

Pocas veces en mi vida he cogido una novela con tantas ganas como esta. Esto era debido a la  curiosidad que tenía por ver como había enfocado una especie de adaptación del mito del Cid uno de los autores que más respeto en la literatura fantástica.

El libro, con sus casi 500 páginas, prometía dar cumplida satisfacción, y nada más empezar a leerla, cuando me sumergí de lleno en su prosa rica, fluida y evocadora, empecé a relamerme como un gato goloso. Aquello parecía que no me iba a defraudar nada. Todo lo contrario.

Conforme avanzaba, el paisaje se desplegaba ante mí, y casi me parecía estar oliendo los perfumes embriagadores de los jardines de La Alhambra, o el aire seco y dulce de la estepa castellana, con los rastrojos recién segados. Porque Kay, aunque cambie el mapa, y cambie los nombres, sabe pintarnos de tal manera cualquier geografía que hace que cada rincón sea perfectamente reconocible.

Y en esas tierras de Al-Rassan, con una maestría que hace que cada palabra sea una pincelada en un retrato increíblemente vívido, los personajes se mueven solos, cobran vida propia, e interfieren unos con otros con unos diálogos magistrales, que te llegan muy adentro, haciendo que vivas cada sentimiento, cada emoción, y cada pensamiento. En especial los tres protagonistas, uno de cada una de las tres culturas que poblaban la península en aquella época y que el autor es capaz de recrear en un mundo en paralelo con una habilidad realmente increíble. Pero no solo ellos destacan del papel y cobran vida, sino que  cada uno de los seres que pueblan esta novela están vivos, son personas, perfectamente reales y creíbles.

La novela progresa, avanza bien, directa, con una trama argumental bien llevada. Compleja e interesante, da lugar a unas situaciones y unas escenas memorables. Te hace llorar, te hace reír, te emociona, porque Kay es un verdadero maestro a la hora de hacerte sentir en la piel de sus personajes.
Vamos avanzando, capítulo a capítulo. La trama se va desarrollando ante nuestros ojos, y se va complicando. Llegamos a la página 400, queda muy poco. Y te plantas. Frenas en seco. Piensas que no puede ser, que es una novela auto conclusiva, o por lo menos así te la han vendido. Pero piensas que en menos de 100 páginas esto no se resuelve. Eres lector avezado y sabes lo que es una novela y una trama argumental. Ni siquiera ha avanzado por el nudo, mucho menos se ha llegado al desenlace. Y las páginas se acaban, cada vez quedan menos. Continúas. Página 440. Hasta ahora has disfrutado de una de las mejores novelas que has leído en tu vida, sea del género que sea, y has pasado por un punto de un dramatismo increíble, que te ha tenido con el corazón en vilo. Se ha solventado de una forma demasiado convencional. Bueno, veremos qué pasa a continuación, como lo soluciona.

Sigues leyendo, y cuando acabas de leer las últimas 35 páginas, porque eso es lo que te queda de la novela te dices: no es posible. No me lo creo. Vuelves a leerlas, alucinando.

Y compruebas, con enorme desaliento, como un autor puede destrozar y cargarse una de sus mejores obras en tan poco tiempo. En esas 35 páginas, no hay novela, no hay libro, no hay narración. Solo hay una correlación de hechos sin sentido, contados de mala manera, para dar fin cuanto antes  a una gran obra que había cogido una magnitud quizá no deseada por el autor, pero indudablemente deseada por cualquier lector. Y del epílogo no hablo, casi lloro.

FICHA TÉCNICA
Título: LOS LEONES DE AL-RASSAN
Autor: GUY GABRIEL KAY
Editorial:  LA FACTORIA DE IDEAS
Páginas: 477
ISBN: 84-9800-464-9
Género: Novela / Fantasía Épica

7 comentarios:

  1. Completamente de acuerdo. Una de las mejores novelas que he leído, uno de los peores finales que he leído. Una gozada convertida en... amargura. Un consejo para los que aún no la hayan leído: cierren el libro cuando acaben esas 440 páginas de las que habla la reseñista. El sabor de boca será inmejorable, mientras que si siguen leyendo, es posible que acaben soltando un enorme WTF!!

    ResponderEliminar
  2. Es que es para eso y para más. Da una penica....

    ResponderEliminar
  3. Yo no la he leido, pero me están entrando unas ganas terribles de hacerlo! De este verano no pasa, fijo.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por la reseña: creo que paso de comprármela. ¿Alguna otra novela del autor que te haya gustado, aparte de Tigana?

    ResponderEliminar
  5. @Ana: estás advertida, tanto por Nin como por mi.

    @Sleerash: este autor me gusta mucho. me siento a gusto con su estilo. El tapiz de Fionavar me gusta, y Los mosaicos de Sarantium, ambientada en la corte bizantina es una pequeña delicia.

    ResponderEliminar
  6. Off topic tamaño godzilla:

    Ángeles, no se si te llegó un mail mio hace unos dias. Creo que tengo algún problema con esta cuenta. Porfa confírmame si te llegó.

    Por lo demás, la verdad es que este libro me resulta muy atractivo, aún a sabiendas de que el final es un ful. El final más rancio que me he topado hasta ahora es el de "Todo un hombre" de Tom Wolfe, una novela que me atrapó por completo y que parece que fue el chico de los café el encargado de rematarla. Aún así me la he leido dos veces.

    Saludotes.

    ResponderEliminar
  7. Hola

    Hummmm. Interesante. Si está bien ambientada le puedo perdonar ese final. Me la apunto.

    De este autor leí la trilogía de El Tapiz de Fionavar, que disfruté bastante.

    Un saludo.

    Juan.

    ResponderEliminar