miércoles, 8 de febrero de 2012

Las fuentes del fresno Yggdrasil

En un artículo anterior comentaba como el  gigantesco fresno se ancla en el centro del universo, donde estuvo el corazón del gigante Ymir, gracias a sus raíces que se nutren de tres fuentes mágicas.
Estas fuentes tienen gran importancia en la mitología nórdica, pues son testigos de hechos cruciales y origen de otras circunstancias que influyen en el desarrollo de la historia de los hijos del dios tuerto. Cada una de ellas tiene un significado especial y se enfocan en diferentes caras de la espiritualidad germana.


La fuente Hvergelmir: Esta fuente de aguas heladas, donde se hunde la primera de las raíces, está situada en el centro del Niflheim. De ella parten los 11 ríos helados, los Elivagar, que circundan la tierra y los nueve mundos. En ella, la serpiente Nidhogg, el golpeador de la noche,  roe la raíz del fresno sagrado, acompañada de miles de serpientes que nutren con su veneno los ríos. De ellos, el más conocido es el rio Gjoll, que rodea la entrada del infierno, Hellheim, donde mora la diosa Hela y que está cruzado por el Gjallarbrú, el puente de oro. Este puente, custodiado por la giganta Modgud, y el lobo Fefnir, solo lo pueden atravesar aquellos que han muerto y no han sido seleccionados por las valkirias para ir al Valhalla.


La fuente de Mimir: Es la fuente en la que el gigante Mimir guarda la sabiduría y la inteligencia. Situada en el Jotunheim, la tierra de los gigantes nutre el Yggdrasil con sus aguas mágicas. De este agua solopueden beber aquellos que están dispuestos a sacrificarse para obtener sus dones sagrados. Allí fue Odín y le pidió un trago de esta fuente, pero no lo obtuvo hasta que entregó en prenda su ojo. Cuando hubo Odín efectuado el pago pudo beber de la fuente sagrada y adquirir así conocimiento y sabiduría. Es por eso que Odín es conocido como el dios tuerto. Vemos aquí una muestra de la necesidad de sacrificio para la obtención de los logros, algo que se repite una y otra vez en la mitología nórdica. Pero aunque ha adquirido conocimiento y sabiduría, cuando llega el Ragnarok, el dios galopa sobre su caballo Sleipnir hasta la fuente, para consultar al gigante de nuevo.


La fuente de Urd: Está situada en el Asgaard, donde viven las tres Nornas, las videntes, las señoras del destino. De este manantial, las  tres hermanas cogen el agua y el lodo con el cual riegan el fresno sagrado para que no se seque o pudran sus ramas. El agua de Urd es tan sagrada que vuelve blanco todo lo que llega a la fuente. Las Nornas tejen los hilos de las vidas de todos, sean de la raza que sean, hombres, enanos, elfos o dioses. Cada persona tiene su hilo, pero el destino no está prefijado. Aunque las tres Nornas principales viven en el Asgaard, cada ser que nace tiene la suya propia que le acompaña, le tiende trampas o le facilita el camino, pero de cada uno, de su carácter y de su actitud en cualquier momento depende el destino final. Ellas van tejiéndole telar de nuestras vidas, pero de nosotros depende que la urdimbre sea limpia o enmarañada. Urd, es la mayor, es la que hila los hilos del telar, la que ve lo que ha ocurrido y toma la forma del pasado pero sin desligarse del presente ni del futuro, pues los afecta y condiciona continuamente. Así pues. Urd, representa el destino y su nombre también es Wyrd, la última runa, la runa blanca que simboliza el todo y la nada, la rueda sin fin de la vida. Verdandi representa el presente, lo que está sucediendo, y su conocimiento sirve para aconsejarte el camino a seguir. Según una concepción determinista sería la que decide la longitud de los hilos de las vidas de los hombres, pero ese determinismo no existía en la mitología nórdica. Es algo que se ha implantado influido por la mitología greco-romana en épocas más tardías, intentando equiparar a las Nornas con las Morias o las Parcas, al igual que se ha querido comparar a Odín con Zeus o con Júpiter. Skul, la tercera de las Nornas es así mismo una de las Valkirias que eligen a los Einherhart, y que cabalga en el cortejo de Freiya cuando la diosa va a los campos de batalla montada en su carro tirado por gatos. No es la que predice el futuro, pues este, para los germanos no existía, no estaba escrito. Ella, lo que hace es mostrarte lo que puede ser según la actitud que tienes en ese momento, pero de ti depende que se cumpla o no.


6 comentarios:

  1. Impresionante. Cultura, cultura, cultura...

    ResponderEliminar
  2. No tan impresionante. Todo está en los libros ;)

    ResponderEliminar
  3. Hola

    Llevaba tiempo sin pasarme por tu bitácora.

    Todos los artículos que he leído hasta ahora me han parecido interesantes, pero les tengo especial predilección a estos apuntes mitológicos.

    Interesante la referencia al determinismo.

    Un saludo.

    Juan.

    ResponderEliminar
  4. Mil gracias por tu opinión, Juan ;) se te echaba de menos :)

    ResponderEliminar