domingo, 9 de septiembre de 2012

Soy lectora

Hace algún tiempo subí a otro foro en el que participo de vez en cuando esta entrada, contando mis orígenes como lectora. Hoy lo traigo aquí porque en breve, a raíz de un hilo creado en el foro Hislibris sobre novelas de aventuras, voy a subir otras entradas que hacen referencia a esta y no quería que no figurase en mi propio blog. Es una serie de comentarios sobre las novelas que me iniciaron en esta pasión cuando hace ya cuarenta años empecé a leer novelas. Aquí la tenéis, la primera de mis particulares batallitas:

Soy lectora

Es lo que mejor se hacer y lo que llevo haciendo desde hace 40 años. Me inicié en esta pasión como tantos otros, en la infancia y por un libro que te impacta de tal forma que necesitas más, siempre más para volver a sentir esa sensación tan especial que se siente cuando, a través de la palabra escrita, nos vemos transportados a otros universos. 

Yo tenía siete años y una hermana de doce. Leía con bastante corrección desde hacía cuatro años, pero hasta entonces me había limitado a cuentos, tebeos y libros infantiles, como era lo normal. Ese invierno habían emitido en TVE la serie de producción propia Los tres mosqueteros. Mis padres, apasionados devoradores de películas y novelas de aventuras de todo pelaje y condición, desoyeron las voces que la tachaban de no apta para niños, y nos dejaron, una noche por semana, quedarnos pegadas a aquella caja cuadrada en blanco y negro. Recuerdo que cada episodio venía comparado con la película de Gene Kelly, de quien mi madre era ferviente admiradora y con la novela, una de las favoritas de mi padre. Aquellos comentarios, silenciados en cuanto acababan los anuncios, acompañados del hecho de ser la única de la clase que la veía, magnificaban la sensación de estar disfrutando de un privilegio inigualable.

Un día del verano siguiente, que pasábamos en el pueblo como todos los años, mi hermana y yo, aburridas, empezamos a caminar sin rumbo por la única calle que lo formaba. Le pedí que me contara una historia, como era habitual, pero en este caso quería una novela de las que ella leía, no un cuento para niños, una como la de la tele que tanto me había impactado. Y ella empezó a contarme la última que había leído, una de piratas: El capitán Blood, de Rafael Sabatini.

Conforme iba desgranando su historia, llevadas de forma mecánica por nuestros pies, salimos del pueblo al rebasar la última casa, y seguimos caminando por la carretera, recién asfaltada por primera vez. Tuvimos suerte de que a seis kilómetros del pueblo nos encontrara el único coche que pasó por allí en varios días. Tan embebidas íbamos en nuestras aventuras, que las horas se habían convertido en minutos, y los kilómetros en metros.

Fue un auténtico flechazo. En cuanto volvimos del veraneo, le pedí que me dejara el libro. Yo quería leer esa novela. Sentía que un mundo nuevo de aventuras, como las que veía en las películas que ponían en la tele los sábados por la tarde y que me fascinaban por completo, estaba esperándome. Los cuentos infantiles no satisfacían esa curiosidad que había despertado en mí la serie de televisión y que mi hermana, al hablarme de sus lecturas, había avivado. Me costó varios meses, hasta navidades, lo recuerdo bien. Pero fueron intensos, vividos con deleite cada segundo que pasaba con la nariz pegada a las páginas y la espalda doblada sobre la mesa. 

Tengo ahora mismo el libraco ante mí, aunque muy deteriorado por el tiempo y las muchas vicisitudes sufridas. Aún recuerdo con emoción la sensación de sumergirme por primera vez en sus páginas. Me pareció enorme, pero pensé, (y fue la primera vez, pero no la última) que a mayor volumen, más horas de distracción. Es el segundo de los dos volúmenes que componen las Obras selectas de la literatura juvenil, y la verdad, jamás vi un título mejor puesto. En cada tomo, de kilo y medio de peso, encuadernado en tapa dura, muy dura, forrado de tela roja impresa en negro con letras doradas, hay seis maravillosas novelas. En este volumen, en concreto, tenemos El mundo perdido, Hasta el último hombre, El lobo de mar, El honor del desierto blanco y Beau geste, acompañando a la que os presento.

Todas ellas fascinantes, pero para mí, la primera fue y será siempre El capitán Blood.

Esta novela, publicada en 1922, narra las aventuras de Peter Blood, médico inglés que, falsamente acusado de traición, es vendido como esclavo en las islas Barbados. Comprado por el brutal propietario de una plantación, consigue huir de ella a bordo de un barco español que, junto a compañeros de esclavitud, captura durante una incursión a la isla. Considerados proscritos tanto en el Caribe como en Inglaterra, solo tienen como salida la piratería, y a ella se dedican casi en contra de su voluntad.

Maravillosamente ambientada y documentada, es, a mi entender, la mejor novela de piratas que se ha escrito jamás. Con un estilo culto y elaborado, a veces poético, y a la vez directo y ágil, nos traslada sin casi darnos cuenta al caribe del siglo XVII. Las batallas navales están narradas con una elegancia y una maestría visual que nos hace ser capaces de recrearlas en nuestra imaginación como si las estuviéramos viviendo Con increíble soltura nos presenta unos personajes vívidos y creíbles, naturales, sencillos y muy reales. Incide, pese a ser una novela de aventuras o quizá por ello mismo, en la forma en que el protagonista asume su situación, y la forma en que intenta mantenerse lo más limpio posible en un mundo sucio y degradado como es el de la piratería. Este personaje, que le da nombre a la novela, destaca con fuerza inusitada tanto por su personalidad como por su evolución. Lleno de matices, de honestidad y de inteligencia, nos brinda citas impactantes y frases magistrales que nos van sorprendiendo en cada rincón de sus páginas. Y su humor, ácido y mordaz, da lugar a diálogos inteligentes, verdaderos duelos verbales que domina con maestría.

Es novela de lectura agradable, de innegable calidad literaria, es perfecta para leer en cualquier momento y lugar en el que se quiera disfrutar de una aventura que nos traslade a un mundo de emociones y aventuras. Yo, sin duda alguna, la recomiendo para todos los públicos y edades. Solo hace falta tener ganas de leer  y querer pasar un buen rato.

Por cierto, la película, protagonizada por Errol Flint y Olivia de Havillan, no se la recomiendo a nadie.

7 comentarios:

  1. Me acabo de dar cuenta de que mi novela aparece en tu lista de Libros leídos en verano... me gustaría saber tu opinión!!!!

    ResponderEliminar
  2. Te mandaré un privado. :) Este no es el sitio, Hopewell.

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado tu entrada, Ángeles.
    Me gusta pensar que todos tuvimos un momento similar al tuyo en la carretera del pueblo. En mi caso fue como narrador a un sobrino, un verano, en la terraza de mi casa, balancines mediante. El libro era El hobbit, y también tardé mi hora larga en contárselo. La primera vez, porque me pidió que repitiera en multitud de ocasiones. Y afortunadamente acabó devorándolo y convirtiéndose en lector ávido.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otro para ti, Pedro. Siempre es un placer recibir tu visita. El gusto por la lectura es una herencia maravillosa que va pasando de unos a otros y que nos une como lectores.

      Eliminar
  4. Yo también he sido lector desde siempre, o al menos desde que tengo recuerdo, afición que heredé de mi madre.

    El libro que citas no lo he leído, pero me lo apunto. Aunque pasó hace mucho recuerdo que de niño me encantaba Emilio Salgari y que leí mil veces El corsario negro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues este es bastante mejor, Archivista. Espero que lo disfrutes :)

      Eliminar